Centro Prema – Palermo

louo

 

Yoga

Es un arte y ciencia de vida nacido hace cerca de 5.000 años en la India, de manos de seres inspirados.

En sus principios fue usado por una clase selecta para la elevación espiritual, en un mundo que rayaba lo primitivo. Con el paso del tiempo sus raíces fueron conservadas y la evolución paulatina de la humanidad hizo que cada vez más personas accedieran a sus secretos. Fue recién en el siglo pasado cuando comenzó a expandirse por todo el mundo.

De sus múltiples vertientes –Raja, Bhakti, Gñaña, Tantra, Kundalini, entre otras–, es el Hatha Yoga el más difundido y accesible al modelo de desarrollo y necesidades humanas actuales.

El Hatha Yoga se basa en el desarrollo psicofísico y avanza sobre los planos anímico y mental, proporcionando al practicante un sinfín de beneficios.

Algunos resultados aparecen rápidamente; son más bien los de índole física, como el bienestar y la salud. Comenzamos por sentirnos bien, entendemos un poco más cómo funcionamos, aprendemos a cuidarnos y a mejorar costumbres básicas como el descanso, la alimentación, el ejercicio diario, la postura, la buena respiración.

Específicamente, la práctica del Hatha Yoga comienza con movimientos y posturas corporales tendientes a fortalecer y elongar la musculatura, así como también a ampliar el movimiento y recorrido articular, todo esto acompañado con respiración conciente y profunda. En la misma dinámica se estimulan todos los sistemas: nervioso, circulatorio, respiratorio, linfático, digestivo y endocrino. Órganos y glándulas son masajeados, a la vez que tonificamos todos los tejidos.

Sobre la base del bienestar sigue la mirada acerca de cómo sentimos y pensamos. La práctica avanza sobre la conquista de un ánimo y una mente más despejados, positivos y virtuosos.

Pero además, para quienes perseveran en la práctica, el camino tiene otros regalos… Vamos completando el viaje con el descubrimiento paulatino de que existe en nuestro interior algo más.

Ese algo más comienza a experimentarse de modo sutil pero vívido y recibimos el mayor de los dones que la práctica del Yoga tiene para darnos: el bienestar psicofísico es coronado por chispazos del amor y la paz que todos anhelamos.

Esas chispas resultan primero de la profunda limpieza del sistema psicofísico y la expansión energética, y luego de la conexión entre el cuerpo y el alma. Esto último nos permitirá –cada uno a su tiempo–, acceder al sentido primero y último de la palabra Yoga, que significa “Unión”.

De esta Unión interior nace un hijo-semilla, como un principio de autogestación, que con el debido cuidado y tiempo, crecerá y dará fruto. Ese fruto es llamado realización o iluminación.

Con tan solo unos atisbos de lo que se anuncia precedentemente, la vida comienza a cobrar un renovado sentido.

¿Será por eso que es la actividad más difundida a lo largo de todo el mundo en “estos tiempos”?

¿Hay diferentes tipos de Hatha Yoga?

Como todos sabemos, en todas las artes y ciencias hay diferentes formas de abordaje para lo mismo. Del mismo modo, quien se acerque hoy en día al Hatha Yoga se encontrará con diferentes métodos; y por cierto que todos son muy buenos. Cada uno deberá encontrar el que esté mas acorde a sus necesidades.

Entre los más practicados se encuentran el Yoga Clásico, el Método Ashtanga y el Método Iyengar. Hay muchos otros en creciente desarrollo, que si bien difieren en cuanto al enfoque, sólo modifican en parte el camino para llegar al mismo lugar.

Las prácticas en nuestro centro
Método Iyengar

Muy cercano al Yoga Clásico, pero de gran precisión técnica. Tiene la característica particular de realizarse con asistencia de elementos que facilitan la práctica a toda edad y en cualquier condición física. Es especial para sanar dolencias y mejorar la postura.

Método Ashtanga

También cercano al Yoga Clásico, se trata de una práctica más dinámica, que desarrolla fuerza, flexibilidad y destreza. Está más orientado a personas con base saludable, que buscan acción y desarrollo de mejores condiciones.

Yoga para adultos mayores / Jubilados

Un espacio propuesto y pensado para personas con una necesidad especial de movimiento y encuentro con sus pares. El método Iyengar es particularmente recomendado para adultos mayores ya que trabaja con la asistencia de elementos, (cintos, ganchos de pared, sillas, almohadones, ladrillos de madera, etc.), que facilitan la práctica cuando hay pérdida de elasticidad y movimiento. Así también, nuestra trayectoria y experiencia nos permite crear y cuidar un espacio de encuentro con pares donde la comunicación, la escucha y herramientas recreativas, en este grupo etáreo, son una necesidad fundamental para la salud y el bienestar. Por último, en estas clases se ajustan los aranceles según posibilidades económicos de los participantes.

Yoga Integral

Yoga Integral es un método de síntesis y reunión de sus raíces; Hatha y Ashtanga Yoga. Es dinámico y destaca por su fluidez, siendo el corazón de la práctica; la respiración. Trabaja la concentración y coordinación unificándose la mente el espíritu y el cuerpo.

Dentro de este estilo se encuentran clases suaves y otras intensas, no se necesita experiencia, ya que cada persona encontrará su ritmo y de esta forma se incorpora a la clase grupal. Realizamos posturas, mudras, meditación y relajación.
Sanación Crística

La estimulación y el desbloqueo de los portales energéticos humanos, especialmente del corazón, despliegan corrientes de un alto potencial curativo en todos los niveles de la vida.

Hablamos de sanación cuando el equilibrio recobrado está sustentado en el despertar de energías provenientes del tesoro espiritual de nuestro interior o “el Crísto Interno”.

Este es el potencial de luz y amor que el maestro Jesús vino a mostrar hace más de 2.000 años, como una promesa para el género humano.

Los encuentros de Sanación Crística están orientados a aliviar a toda persona que sufra de trastornos físicos o psíquicos. Las sesiones son breves, pero individuales. Se basan en la imposición de manos sostenida en la simbología del profundo saber cristiano.

Son una oportunidad para orar juntos por el reencuentro con nuestro verdadero linaje y el despertar de los dones del espíritu.

Reiki

El Reiki es una forma de estímulo a las fuerzas de curación natural, un arte de sanar. Fue fundado en Japón hacia fines del siglo XIX, por el Dr. Mikao Usui. En sus estudios sobre los orígenes del arte de curar, investigando antiguos manuscritos de la ciencia oculta cristiana y budista, encontró parte de la fórmula y los símbolos que son la base de la metodología Reiki. No conforme con su descubrimiento se recluyó durante 21 días y, en estado de trance meditativo, finalmente recibió la inspiración con la que concluyó su búsqueda. Fue entonces que el Dr. Mikao Usui comenzó a desplegar el método actualmente conocemos.

El Reiki se basa en la fuerza de vida universal que proviene del gran espíritu divino. Pertenece a todos aquellos que buscan y desean aprender el arte de la curación. Cuando recibimos iniciación en Reiki, nuestras manos permiten que esa energía fluya. Al posarse sobre una zona enferma, las manos de un iniciado irradian y elevan las vibraciones, aliviando el dolor y abriendo canales de energía, activando la inteligencia natural que el cuerpo tiene para sanar.

Cuando compartimos Reiki, ya sea como dadores o receptores, estamos asistiendo a una oportunidad de sanar, madurar y reconocer las Fuerzas Divinas latentes en nuestro propio interior. El Reiki es simple y es para todos. Está basado en la condición natural de los seres humanos de dar y recibir. Nos enseña a conectar y potenciar la Fuerza Universal que nos rodea, y a transmitirla a través de las manos.
Meditación

La Meditación (Dhyana) es un estadío avanzado en la práctica del Yoga.
Este arte de meditar goza de un creciente prestigio en todo el mundo dado sus múltiples beneficios referidos a la salud física, emocional y mental.
Como se trata de un escalón avanzado en la práctica de Hatha Yoga, recomendamos a todos aquellos que sostengan una búsqueda sincera, acercarse a través de la práctica diaria y disciplinada.
Los “estados meditativos” que anteceden a la meditación misma, comienzan a manifestarse de manera natural en la práctica de posturas y pranayama (respiración yóguica) y nos van dotando de conciencia, verdadero valor y oportunidad para esta práctica exquisita.

Talleres de iniciación a la meditación:

En el Centro Prema y con la experiencia de 20 años en la práctica del Hatha Yoga, hemos desarrollado una síntesis amena y accesible pautada en varios niveles al alcance de todos aquellos que desean comenzar a develar el arte de la meditación y no pueden concurrir a prácticas diarias.

Estos talleres se ofrecen mensualmente en forma abierta y gratuita como un servicio a la comunidad. Si querés información acerca de los mismos escribinos y dejanos un mail de contacto a info@centroprema.com.ar y recibirás la invitación a los próximos talleres que realicemos.

Masajes

El masaje es una actividad de contacto basada en el arte de dar y recibir. Desde los primeros meses de vida, todos conocemos y aceptamos esta dinámica amorosa de manera natural.

Con el paso del tiempo, la riqueza y complejidad de la vida adulta hacen que ese simple contacto de los inicios se transforme en una necesidad. Y según cada quién, tendrá distintas maneras de abordaje, pero siempre desde la búsqueda del bienestar corporal, anímico y mental que todos anhelamos.

A través del masaje se genera estímulo, apertura, conexión, expansión, presión, deslizamiento y movilidad, liberando tensiones, dolores y bloqueos, generando un estado de integridad, bienestar y profunda relajación.

Finalmente el masaje nos brinda una oportunidad especial: el silencio, la integración y la relajación son una puerta de acceso al contacto interno, a un profundo sentido de unidad, altamente reparador.

El masaje abordado en Centro Prema recibe los beneficios de los sistemas Californiano, Ayurvédico, Reflexológico y, en especial, la mirada del Yoga, que consiste en dar a cada uno lo que puede y necesita recibir en el camino de la salud, el bienestar y la unidad esencial.

Reflexología

La reflexología es una terapia natural que estimula el organismo para que este realice su propio proceso de autocuración. Lo hace utilizando técnicas manuales aplicadas a las áreas reflejas de los pies y de las manos.

El estrés y la tensión tienen en el cuerpo un efecto “torniquete” que irrumpe la circulación y baja las defensas.
El tratamiento reflexológico alivia y reduce el estrés y la tensión, ya que brinda una profunda relajación.
Al relajarse el cuerpo, mejora el flujo sanguíneo permitiendo a la sangre oxigenar y nutrir a todas las células del cuerpo eliminando toxinas. Así se estimulan las zonas reflejas del cuerpo acompañando el proceso de autoregulación, es decir, cada parte trabaja de manera integrada y solidaria aportando y sumando salud.

Los beneficios son excelentes en las diferentes etapas de desarrollo de la persona, embarazadas, madres recientes, bebes, niños, adultos, mayores. En problemáticas de baja energía, ansiedad, depresión, problemas circulatorios, digestivos, urinarios, endocrinos, inmunológicos, respiratorios, dolores en general, irregularidades menstruales, próstata, diabetes, adicciones, entre muchos otros.

 

Site

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s